5 hábitos de maquillaje perjudiciales para tu salud

By  |  4 Comments

El maquillaje se ha convertido en uno de los mayores aliados de belleza para la mayoría de nosotras, ya que nos ayuda a corregir esas pequeñas imperfecciones que aparecen en nuestro rostro debido a factores como el paso del tiempo o al estrés.

Gracias al gran avance de la industria cosmética, no sólo nos encontramos con productos cada vez mejores sino también con multitud de alternativas ‘lowcost’ a esos productos de alta gama que no todas nos podemos permitir.

Pero, a pesar de tantas mejoras, el no utilizar los productos de forma correcta y la adopción de malos hábitos, no ha hecho más que incrementar los problemas de la piel.

Es muy importante tomar conciencia de lo que se debe y no se debe hacer con cada producto para no correr riesgos en la salud de nuestra piel. Así que os mostraré a continuación, los cinco malos usos que hacemos del maquillaje:

1. Compartir los cosméticos

A pesar de lo normal que puede resultar compartir cosas entre amigas y familiares, como ropa o accesorios, el compartir productos de maquillaje como labiales o utilizar una misma brocha, incrementa el riesgo de que compartáis también infecciones virales como conjuntivitis o algunas de las bacterias que producen acné en la piel.

2. Abusar de las pestañas postizas

Utilizar pestañas postizas nos ayudan a lucir una mirada más intensa y expresiva. Es por ello que algunas mujeres optan por utilizarlas con bastante frecuencia en su día a día.

El problema es que este tipo de productos se adhieren a la piel a través de un pegamento. Y es precisamente ese producto es el que puede resultar peligroso para la salud, ya que algunos de ellos contienen formaldehído, un componente que puede llegar a irritar nuestros ojos si se abusa de él. Y no sólo eso, sino que puede hacer que nuestras pestañas naturales se vuelvan más frágiles y lleguen a romperse.

A pesar de ello, no tenemos que por qué prescindir de este producto si tomamos las precauciones necesarias:

  • No abusar de su uso
  • Jamás irse a dormir con ellas puestas
  • Utilizar un pegamento de buena calidad. Nada de utilizar cualquier tipo de pegamento, menos aún si las vas a utilizar con mucha frecuencia.

3. Dormir sin desmaquillar

Dormir sin habernos desmaquillado previamente es algo que, quizás, todas hemos hecho en alguna ocasión. Y es que a veces llegamos tan cansadas a casa después de todo un día de trabajo o tras una noche de fiesta, que nos cuesta la propia vida retirarnos el maquillaje. Y en el mejor de los casos acabamos por recurrir a las toallitas desmaquillantes que no siempre son capaces de retirarlo del todo.

Pero dormir con los restos de maquillaje provocan que los poros de nuestra piel se obstruyan, volviéndose más propensa a desarrollar algún tipo de acné. Este mal hábito hace que a nuestra piel no le llegue la oxigenación suficiente para repararse correctamente durante la noche. El contorno de ojos es la zona de nuestro rostro que más sufre por esto.

Lo que recomiendo es que, siempre que te desmaquilles con toallitas, después te laves el rostro para terminar de retirar todo el maquillaje. Aunque no te apliques ninguna crema después, al menos pasarás la noche con la piel limpia y libre de residuos.

4. Utilizar maquillaje caducado

Al igual que ocurre con los productos alimenticios, el maquillaje tiene su fecha de caducidad, ese período que va desde el momento en el que se abre hasta la fecha límite en la que nos aseguran que sus compuestos se encuentran en perfecto estado.

Normalmente, no aparecen con fecha de caducidad específica (a no ser que se traten de productos naturales sin apenas conservantes, como es el caso de LUSH), sino que vienen representada mediante símbolos como ‘6M’ (6 meses desde su apertura), ’12M’ (12 meses o 1 año), ’24M’ (24 meses o 2 años)…

Una vez transcurrida la fecha indicada, se recomienda no aplicarlos , pues es probable que la composición del producto haya cambiado, convirtiéndose en un cosmético no seguro para aplicarlo sobre nuestra piel.

Ese es un tema muy controvertido, pues mi experiencia personal me dice que, salvo en los productos naturales, no es necesario ser tan estricto. He tenido cosméticos que, pasados esa fecha recomendada, se encontraban en perfecto estado y pude utilizarlos sin ningún problema. Sin embargo hay otros que se me han echado a perder con bastante rapidez. Mi recomendación es que te asegures siempre de que ese producto se encuentra en perfecto estado, fijándote bien en que tanto su textura, como su consistencia, color y olor no hayan variado. Pero lo mejor es que no arriesgarse y respetar la fecha de vencimiento de los productos, ya que podría provocarte una infección o irritación producida por las bacterias que podrían llegar a proliferar. Mejor prevenir que lamentar.

5. Delinearse sobre la línea de agua

Cuando utilizamos los delineadores de ojos sobre la línea de agua o ‘waterline’, podemos estar introduciendo bacterias en el interior de nuestro ojo y desarrollar infecciones o alguna obstrucción en las glándulas sebáceas, ya que se calcula que un 30% de las partículas de los delineadores que nos aplicamos en esa zona, entran en la capa protectora de nuestro ojo.

Pero, considero que la industria cosmética ha avanzado tanto que la mayoría de los productos que encontramos en el mercado han pasado por unos controles de calidad que garantizan que no suframos este tipo de problemas, ya que los delineadores específicos para esta zona tan delicada suelen estar compuestos por ingredientes no agresivos y respetuosos con nuestros ojos. Pero eso sí, mucho cuidado con utilizar productos de procedencia o marca desconocida, más aún si tienes los ojos sensibles. No sabemos si han pasado los controles de calidad.

Así que ya lo sabes. Toma las precauciones necesarias y no pongas en riesgo tu salud, que está muy por encima de la belleza.

¿conocías estos peligros? 

Recuerda que también estoy en:

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en InstagramSígueme en Google+Sígueme en PinterestSígueme en Bloglovin alt=

si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales

happywheels

Redactora de belleza que busca los mejores productos de cosmética natural y libres de crueldad animal. Porque no es necesario el sufrimiento de otros.

4 Comentarios

  1. Lara

    7 abril, 2016 at 19:52

    ¡Hola! Quería puntualizar que en realidad las pestañas postizas no van pegadas a la piel del párpado, sino que se deben pegar cerca de la raíz de nuestras propias pestañas, sin tocar la piel.

    Me ha gustado el post, un beso!

  2. Irina

    7 abril, 2016 at 19:48

    Muy interesantes 🙂 Cositas básicas que muchas peincipiantes no saben y son importantes.
    Por cierto, sabías que Beautifly es el nombre de un pokemon? Jajaja una que es muy friki XD
    Besitos

    • Vanesa R.A.

      8 abril, 2016 at 13:25

      Pues no sabía que había un pokemon con el nombre de Beautifly, pero acabo de buscarlo en Google y he visto que es una mariposa muy mona 😛
      ¡Un saludo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove