Experimentación animal: el lado oscuro de la belleza

By  |  0 Comments

El mundo de la belleza esconde una cara oculta de la que pocos parecen ser conscientes cuando deciden comprar determinadas marcas. Y en un mundo en dónde el consumismo domina nuestras vidas, pocas son las veces que nos resistimos a las modas del momento. Por este motivo, creo que es necesario abordar un tema que parece olvidado, pero que debemos conocer para empezar a ser consecuentes con las marcas que apoyamos.

La experimentación animal es, por desgracia, una práctica que lleva realizándose desde hace muchas décadas. Los animales han sido sometidos a todo tipo de pruebas, no sólo para el desarrollo de fármacos, sino también en la industria cosmética, productos de limpieza para el hogar, aditivos alimentarios e incluso, pesticidas.

cruelty-free-series-1

¿Qué animales se utilizan en las pruebas?

  • La mayoría de primates, como los macacos, monos, babuinos y chimpancés son utilizados en multitud de experimentos por el gran parecido que comparte con la especie humana. Algunos de los estudios a los que se ven sometidos son los toxicológicos, sobre el SIDA o la hepatitis entre otros. 
  • Los perros y los gatos tampoco se libran de ser utilizados en este tipo de prácticas. En cuanto a los perros, normalmente se utilizan en todo tipo de pruebas invasivas para diferentes estudios como los de cardiologia o endocrinología. Los gatos, en cambio, suelen ser mayormente utilizados para los estudios neurológicos
beagle-experimentacion-animal

¿Sabías que el Beagle es la raza más utilizada en los experimentos con perros?

  • En cuanto a la industria cosmética, los animales más utilizados son los conejos, cobayas, ratones y ratas. La mayor parte de los animales utilizados para cualquier tipo de experimentación animal suelen morir a causa de ellos. Los que sobreviven, suelen ser sacrificados o reutilizados para nuevas investigaciones.

Las pruebas en animales existen porque los gobiernos necesitan comprobar la seguridad de los productos e ingredientes antes de permitir que salgan al mercado. Se trata de una práctica frecuente en todo el mundo, siendo el método más extendido, no sólo en el ámbito científico, sino también en la industria cosmética.

A pesar de que las pruebas en animales no son obligatorias en Estados Unidos y están prohibidas en la Unión Europea para los productos cosméticos (al menos en teoría), sigue siendo uno de los métodos más extendidos para determinar su seguridad antes de sacarlos a la venta. Algo que a las empresas no les interesa que sepamos, por lo que hacen todo lo posible para ocultarlo.

El descubrimiento de nuevos ingredientes para su uso cosmético ha provocado que miles de animales hayan sido sometidos a un gran sufrimiento para poder satisfacer nuestro ego personal. Al menos, todos los ingredientes considerados seguros ya no requieren volver a ser testados, lo que no ha impedido que un gran número de los ingredientes que se encuentran en los productos que utilizamos han sido en algún momento probados en animales.

Pero gracias al desarrollo de la ciencia han surgido nuevas alternativas libres de crueldad sobre las que poder realizar los ensayos, siendo cada vez más las marcas que desechan este cruel método. Y gracias a internet, cada vez estamos más informados (y desinformados) sobre lo que ocurre en el mundo. Por lo que está en nuestras manos la posibilidad, no sólo de acabar con toda esta crueldad, sino de marcar el comienzo de una nueva era más humanizada y respetuosa con el medio ambiente y con los animales.

En pleno siglo XXI ya no hay nada que justifique esta práctica tan cruel y obsoleta que además resulta innecesaria y poco ética. Afortunadamente, existen empresas que dedican una parte de sus beneficios a luchar contra el testado de animales. El siguiente vídeo de LUSH muestra una campaña realizada en Inglaterra que reproduce algunas de las prácticas que se realizan en los experimentos con animales con el objetivo de concienciar a la sociedad.

¿Por qué la experimentación animal resulta innecesaria?

  • En la actualidad, existen más de 7000 ingredientes considerados seguros sobre los que las empresas de cosméticos pueden elegir para formular sus productos. Unos ingredientes sobre los que no se necesitan volver a testar.
  • El avance de la tecnología ha permitido que hoy en día podamos contar con diferentes métodos alternativos entre los que elegir, como los ensayos in vitro, los modelos informáticos o la reproducción de órganos humanos mediante microchips. Con estos grandes avances, creo que no hace falta explicar el por qué la experimentación animal debería acabarse de una vez por todas. 

El siguiente vídeo publicado en 2013 por la organización TED en su cuenta de Youtube, muestra la conferencia de uno de los mayores avances científicos, capaz de reproducir las diferentes partes del cuerpo humano a través de microchips. Algo que no sólo resulta una práctica más ética, sino además mucho más fiable y segura para el ser humano.

  • Las pruebas de toxicidad realizadas en animales no son fiables. Los seres humanos y los animales somos muy diferentes, y ello hace que un mismo ingrediente que resulta válido para un animal pueda ser peligroso para nosotros. Un claro ejemplo lo tenemos con el paracetamol, un ingrediente que para nosotros resulta inofensivo pero que para los gatos puede resultar mortal.
  • Las leyes existentes contra el maltrato animal, no se aplican a los animales de laboratorio. Esto deriva en una enorme doble moral. Por un lado se protege al animal mascota pero se deja al resto de animales al margen de las leyes a pesar de que es un hecho de que cualquier animal, sea de la especie que sea, puede experimentar dolor y sufrimiento
  • Algunos gobiernos ya han prohibido las pruebas cosméticas en animales. Es el caso de la Unión Europea, La India o Israel. De hecho, según una noticia publicada en la web Anima Naturalis el último dar el paso ha sido Australia
  • Pero no todos los gobiernos se muestran tan abiertos a la creación de leyes para un mayor bienestar animal. Bien conocido es el caso de China, que obliga a todas aquellas empresas extranjeras a testar sus productos en animales como requisito indispensable para poder vender en su país. Fue ese el motivo por el que marcas como MAC o Estée Lauder, que durante tantos años pudimos ver en las listas de PETA, salieron de ellas por la puerta trasera para ampliar su capital en el tentador mercado chino.
  • Por fortuna, actualmente nuevas alternativas parecen cobrar cada vez más fuerza, no sólo por mostrarse como métodos más éticos sino por considerarse mucho más seguros y efectivos para el ser humano. En el siguiente vídeo subido y subtitulado por El Hogar ProVegan podrás conocer la nueva postura surgida en algunos sectores médicos y aprender un poco más sobre algunos de los métodos más utilizados en la experimentación animal:

Por todo ello, resulta de gran importancia que entre todos tomemos conciencia prestando mayor atención tanto a los productos que compramos como a las empresas que apoyamos. No está de más recordar que el poder lo tenemos nosotros como consumidores, pues si entre todos comenzamos a elegir únicamente marcas libres de crueldad o cruelty free podremos acelerar todo este proceso y salvar a miles de animales. Mirar para otro lado no es la solución.

Si eliges unirte a la revolución cruelty free, estaré aquí para facilitaros el camino mostrándoos las diferentes alternativas que hay en el mercado. Además, en la siguiente lista podrás consultar todas las marcas que no testan con animales ni venden en China.

¿Te unes a la belleza cruelty free?

Fuentes consultadas: PETA, Cruelty free kitty, TED Talks, El Hogar ProVegan, LUSH y Anima Naturalis

happywheels

Redactora de belleza que busca los mejores productos de cosmética natural y libres de crueldad animal. Porque no es necesario el sufrimiento de otros.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove